EL LIDERAZGO APLICADO AL TRABAJO EN EQUIPO

Escrito por: PGD César Fernández Rojas

 

Razón guarda nuestro Presidente Internacional Wing-Kun Tang, al citar a Lao Tzu, quien dijo: “que un líder es mejor cuando apenas se nota que existe, completa su trabajo, alcanza su meta, y todos dicen: lo logramos juntos”.

Se requiere mucho esfuerzo, costo y tiempo para captar y formar voluntarios que aprendan a desempeñarse adecuadamente, asuman con pasión las tareas encomendadas, participen en el desarrollo de la organización y asuman su fidelidad.

En 1922, Melvin Jones escribió: “…hay un sentimiento cálido lleno de satisfacción, por saber que uno pertenece a una asociación en la cual otros piensan igual que uno”. Apud. Paul Martin, Historia del Leonismo, 1991, pág. 42. Esta cita, originalmente asociada al Código de Ética, nos lleva a reminiscencias de nuestro origen; aseveró Jones: “Lo que finalmente obtuvimos fue lo que pudiéramos calificar de ´un código de liderato´…” Ibid. pág. 41. “La buena voluntad de los Leones en todo el mundo se refleja en innumerables proyectos… [Por lo que] se requiere la planificación precisa y un esfuerzo considerable” Ibídem.

Estas citas nos conducen a la esencia, a lo invariable del liderato: nos remiten a la integridad del comportamiento individual y social, al código de liderato que debe poseer, en conciencia, un líder  y una lideresa para tender puentes, para guiar de manera trascendente a sus equipos de trabajo. Nadie dijo que ser líder/esa era un esfuerzo sencillo, dejado a la obra de la casualidad: es un esfuerzo considerable.

Los mejores proyectos, aquellos que motivan, que son gratificantes, tienen una sencilla razón para atraer miembros, para querer pertenecer a ese equipo de trabajo, se debe a la actitud del líder/esa que los dirige. La actitud es el carisma que posee el líder/esa de influir positivamente en otros, de formar opinión, de pensar, sentir y actuar: los persuade con su modelado de conducta y ejemplaridad. Psicológicamente, las actitudes tienen un impacto dinámico y motivacional, y representan el conjunto de creencias del equipo de trabajo, inspiradas por su líder/esa.

Cuando LCI declaró su misión: “Dar poder al voluntariado para que sirva a sus comunidades, atienda las necesidades humanitarias y promueva la paz y el entendimiento internacional a través de los clubes de leones”, nos señaló un rumbo cualificado -de calidad- de estudio, análisis, programación y alta proyección social. Nos dio el poder de cumplir con el deber de lealtad, el deber de eficiencia, el deber de probidad, responsabilidad, el deber de dignidad y el deber de la armonía y la sinergia.

Por ello, la visión de conjunto del líder/esa, su habilidad de comunicación, su empatía, compromiso, su capacidad de empoderamiento y sinergia, la transparencia de sus actos, su  elaborada planificación y previsión anticipada de los acontecimientos, las novedosas técnicas de fácil aplicación para producir oportunidades de mejoramiento en personas, comunidades y naciones, lo convierten en un líder/esa carismático/a. Este es el impacto dinámico y motivacional que produce en sus equipos de trabajo.

Cuando los dirigentes y los miembros de un club o un distrito se sienten cómodos con el clima organizacional que desarrolla su líder/esa, la percusión de su liderazgo se traduce en equipos de alto desempeño. Para alcanzar ese nivel de competencia, la actitud del líder/esa debe ser anticipatoria a las actividades que emprende el equipo de trabajo (planificación), sus directrices deben señalar un camino, una dirección (visión) y sus actitudes deben estar asociadas con el afecto, los sentimientos, los valores y las gratificaciones (motivación). Las actitudes son hábitos aprendidos y forman lazos de relación y mutua conveniencia duraderas, amables y placenteras.

Los innumerables proyectos que ejecutan los líderes/as en sus Distritos y en los Clubes de Leones con sus equipos de trabajo, permiten deducir que el enriquecimiento personal, la madurez en habilidades, en experiencias prácticas y nuevas destrezas intelectuales y operativas, conducen a esos líderes/as, a fomentar un modelo general de crecimiento interior, de mejores competencias de dirección, gerencia y coaching. Los  atributos personales de esos líderes/as deben transformarse en un laudatorio escenario didáctico y metodológico de Leones Mentores y Orientadores para las nuevas generaciones deseosas de crecer en el maravilloso mundo del voluntariado.

El liderazgo aplicado al trabajo en equipo se basa en la conciliación de los valores que interactúan entre sus miembros; ese tejido social de respeto, comunicación, hábitos, labores compartidas, intercambio de opiniones y tomas de decisión, que conducen a la organización de un conjunto de eventos emocionales, incentivadores, perceptivos, cognitivos y volitivos. Identifíquense estas características sociológicas con las competencias esenciales, profesionales y transversales definidas por la Organización Internacional del Trabajo, OIT. (2004).Certificación de competencias profesionales. Avance conceptual y metodológico de la formación profesional en el campo de la diversidad en el trabajo y de la certificación profesional. Brasil: OIT y Secretaría de Políticas Públicas de Empleo del Ministerio de Trabajo y Empleo de Brasil.

Esta carga afectivo emocional es el patrón que propicia las manifestaciones de placer, complacencia, compasión, afecto e integración entre los miembros de los equipos de trabajo, y se plasma en la identidad que desarrollan sus miembros para trabajar en grupo y generar la libre auto pertenencia al equipo; de seguido, estas sensaciones se traducen en las manifestaciones observables socio culturales más representativas de los equipos: camisetas de un mismo color, frases motivacionales, etc.

En síntesis, expresa la Universidad Metropolitana Castro Carazo –UMCA, Fundamentos de su Modelo Educativo, 2010, pág. 16 – que “…una competencia consiste  en una combinación de conocimientos, habilidades, actitudes y atributos morales que permiten a un individuo desempeñar a cabalidad una tarea en el contexto de su profesión. Es importante, además, que el profesional sea capaz de dar respuesta eficaz a una amplia gama de problemas, aún cuando no todos esos problemas se encuentren de manera rutinaria entre sus funciones habituales”. Apud. Curry, L., y Wergin, J.F. (1997). Professional education. En: J.G. Gaff, y J.L. Ratcliff (Eds.), Handbook of the undergraduate curriculum: A comprehensive guide to purposes, structures, practices, and change. San Francisco, CA: Jossey-Bass.

Es un hecho consagrado en las investigaciones sociales sobre los equipos de trabajo que los aprendizajes de sus miembros se fortalecen en el propio trabajo de campo; que las competencias individuales se consolidan cuando se ofrecen las condiciones de libertad para cumplir con las metas asignadas en los plazos predeterminados; cuando sus miembros reciben seguimiento y retroalimentación inmediata; que existe enriquecimiento inter personal cuando hay una comunicación fluida, horizontal, respetuosa y transversada por los perfiles profesionales de sus miembros; que las competencias pueden transferirse de un equipo a otro cuando existe real interés por aprender y capacitarse; finalmente, cuando se ofrecen las oportunidades para el intercambio y la interacción de los aprendizajes.

Para que los líderes/as obtengan exitosos resultados, deben permitir que todos los miembros del equipo se perciban como emprendedores triunfadores; por ello, los estilos de aprendizaje de las personas tienen relación con las percepciones de poder que reciben de su entorno y sus propios factores evolutivos. Apud, Keefe y Ferrell. Developing a defensible learning style paradigm. Educational Leadership, 1990, pág. 48. García complementa estos conceptos afirmando que cada persona procesa la información que recibe y desarrolla un procedimiento o estrategia para la resolución de problemas. Apud, García R. Estilos cognitivos y educación. Universidad de Santiago de Compostela.1993.

Las personas poseen diferentes maneras de percibir su entorno, captar las ideas y procesar la información. El líder/esa exitoso/a debe tener claridad del tipo de sujetos que integran su equipo de trabajo al distribuir las metas de logro, según las características de la diversidad de sus miembros, el balance emocional, la actitud para inspirar, crear confianza, y ser un gran agente de cambio y emprendedurismo.

Hay que tener presentes las 5 “C” de la administración de un equipo de trabajo:

·  Confianza: para creer en el buen desempeño del resto de sus compañeros.

·  Comunicación: para practicar un diálogo eficaz entre todos sus miembros.

·  Compromiso: para responsabilizar a cada miembro de aportar lo mejor de sí.

·  Complementariedad: para armonizar todas las habilidades de sus miembros.

·  Consecución del fin: para compartir el éxito. Loc. Cit. Seminario sobre Liderazgo y Trabajo en Equipo. Dictado por el ITCR, 2009.

Planifique, programe y defina el cronograma de actividades. El equipo eficaz logra alinear los esfuerzos comunes para obtener el máximo rendimiento, cuando tiene claramente definidas las actividades y tareas por ejecutar.

Tenga presentes los criterios siguientes: Elija a los miembros de su equipo por la amistad que se profesan entre ellos/as; por la experiencia, auto motivación, elevadas expectativas de logro y personalidades complementarias. Elija a compañeros/as que trabajen a presión –cuando fuere necesario- con rigor y alto nivel de competencia.

Defina claramente el cometido de cada miembro del equipo, según su perfil profesional o técnico, y distribuya metas, con tiempo predeterminado, con suficiente nivel de exigencia pero realizables en los plazos fijados. Identifique las características personales del cada miembro y delegue con confianza, seguridad y sabiduría.

Ofrezca toda la colaboración, logística y recursos disponibles; abra los canales de comunicación con el mayor ambiente de participación, diálogo, cordialidad y respeto. Ello servirá para dar cohesión al equipo, coordinar, retroalimentar y obtener el mayor compromiso. Toda crítica constructiva es bienvenida, sin embargo, no se delega el mando ni se diluye el poder del líder/esa; una vez adoptada una decisión se exige el apoyo total y no se aceptan fisuras en el equipo. Controle, todo el tiempo, los avances del proyecto y retroalimente sobre atrasos y tome decisiones de contingencia.

Cree el clima organizacional más armonioso; todo aquello que se diga dentro del grupo ahí queda, no sale de su entorno. Aplique una ética de transparencia, respeto e integridad. Desarrolle actitudes positivas de logro y emprendimiento, no acepte manifestaciones de agresión psicológicas ni manipulación. La dignidad de los miembros del equipo no se debate ni minimiza, la honorabilidad de sus miembros se guarda en la más alta estima y consideración. Si hubiere fisuraciones en las relaciones humanas intervenga de inmediato; sea firme, aplique la normativa de la resolución de conflictos y tome la decisión más acertada para la buena salud mental del equipo.

La cohesión es básica para lograr la sinergia del equipo: buen ambiente, amistad, solidaridad, concertación en las acciones, orden, apoyo, disciplina, eficiencia, eficacia, seguimiento, evaluación y obtención de resultados. Sin embargo, lo más importante de la sinergia, la empatía y el empoderamiento es diluir el nivel jerárquico del líder/a.

Recuerde que un equipo unido jamás será vencido. Anime, apoye, estimule, ilusione, eleve la autonomía, la independencia y la auto estima de su equipo. Infunda confianza y sea generoso/a con sus palabras de reconocimiento y mérito para sus compañeros/as. Al final del proceso retribuya con homenajes, premiaciones y recompensas afectivas para sus colaboradores. Estimule también a quienes hicieron menor esfuerzo. El líder/esa verdadero/a construye el futuro de esas personas que se mostraron reticentes a la hora de ejecutar las actividades del equipo de trabajo.

Como dijo nuestro Presidente Internacional Wing-Kun Tang, al citar a Lao Tzu: “un líder es mejor cuando apenas se nota que existe, completa su trabajo, alcanza su meta, y todos dicen: lo logramos juntos”. Gracias por la amabilidad de su atención.

 


Anuncio de Eventos